tribunal-apoya-cambio-a-genero-no-binario-sin-informe-psicologico

La Haya (EFE).- Un tribunal de Países Bajos ha dado la razón a una persona no binaria, que no se identifica específicamente con el género masculino o femenino, en su rechazo de presentar un informe psicológico para respaldar su solicitud de sustituir la designación de género que aparece en su pasaporte neerlandés por una “X».

“Hasta ahora, siempre había que ver a un terapeuta que pudiera diagnosticar la disforia de género e indicar que tus creencias eran permanentes. En realidad, esto significa que tu palabra por sí sola no es suficiente, mientras que un psicólogo no puede mirar dentro de mi cabeza y solo puede confiar en lo que digo”, explicó Ryan Ramharak este jueves a la televisión pública NOS.  

Ramharak, de 30 años, llevó su caso ante un tribunal local de Arnhem, que estableció con su sentencia un precedente legal para que las personas no binarias no necesiten ya acudir a un experto para que las evalúe antes de exigir que se las deje de considerar de género “masculino” (M) o “femenino” (V), sustituyendo esta designación por una “X».  

Según el despacho de abogados Clara Wichmann, que llevó el caso a los tribunales, el fallo también “muestra que la declaración de Ryan sobre su percepción de género se considera suficiente y que una declaración de un experto al respecto ya no es necesaria».

Como reacción, Ramharak subrayó- “Soy quien digo que soy. Por fin puedo realmente decir quién soy sin que un psicólogo tenga que confirmarlo». 

Las personas no binarias ya podían implementar este ajuste a través de los tribunales en Países Bajos, pero hasta ahora se requería un informe redactado por un psicólogo, lo que suponía un largo tiempo de espera dado que debe hacerse a través de expertos especialmente capacitados, como los asociados con equipos transgénero en hospitales universitarios.

Además, este informe tiene un coste adicional de unos 250 euros, denunció Ramharak, que promueve todavía “mejoras en términos legislativos”, como poner fin a la necesidad de involucrar a los tribunales en la designación de género, con el consiguiente coste económico.  

Ramharak ya había cambiado la “V” en el pasaporte por una “M”, de femenino a masculino, con un informe psicológico, pero esa designación tampoco le convencía. Para cambiar directamente al género neutro, consideró que era “una cuestión de principio” no recurrir otra vez a la declaración de un experto porque “la X debería ser accesible para todos».  

En 2018, Países Bajos puso la primera “X” en un pasaporte neerlandés, reconociendo el género no binario en este documento de viaje, y el pasado mayo, el Gobierno propuso que la declaración del psicólogo se omitiera en algunos casos, puesto que los grupos de interés denunciaron que el informe es una violación del derecho a la autodeterminación de género.  

La lucha judicial de Ramharak no termina con este caso, puesto que está buscando el respaldo de los jueces por su embarazo. “Pronto apareceré en el acta de nacimiento como madre. No me siento la madre, ni el padre, sino ‘ouder’ (o ‘parent’, en inglés, que como en neerlandés es una palabra de género neutro, a diferencia de progenitor/a en español)».